Ilán Lieberman

Pirámide

2010

Presentado en la Sala de Arte Público Siqueiros, México D.F.
Marzo – Mayo 2010

Durante la exposición, el artista invitó a Ensamble Graffiti compuesto por Aerials, Sish, Ruetser, Overseas y Kze24 para que se apoderaran de la construcción y la intervinieran, dando lugar a un “antes y después”, que simula la relación de la arquitectura urbana con este fenómeno.


Esta obra se proyecta como un retrato escultórico de la cotidianidad urbana del país, una especie de replica autocontenida de lo que se observa en el terreno de lo social.
El artista retoma la estructura arquitectónica de la pirámide del periodo clásico mesoamericano y hace un guiño a dos fenómenos constructivos afines a nuestra cultura: la superposición e imposición de edificaciones nuevas sobre construcciones previas, así como la tradición de mantener las viviendas en un estado de perpetua construcción. Al superponer elementos constructivos y organismos contemporáneos asociados a la inseguridad urbana, la obra aborda la cultura de autoprotección como un tema de inmediatez social y política. Cada piso de la pirámide representa una época: de bardas de roca a cortantes vidrios provenientes de botellas rotas, alambre de púas, alambre electrificado, cámaras de vigilancia y alumbrado eléctrico. Cada escalafón refiere a una nueva etapa en la lucha por la seguridad ciudadana y una exponencial necesidad por protección.
Mediante estos mecanismos ilusorios de protección civil de corte popular, Lieberman hace un agudo comentario sobre como cada nueva estructura se impone a la anterior con la falsa premisa y el descarado simulacro de seguridad.

Giovanna Esposito